Archivos Mensuales: marzo 2016

NATILLA VEGANA DE CACAO

Estándar

UMMMMM Habrá que probarla 😉

La receta es del blog francés Sweet & Sour

Ingredientes

Un litro de bebida de arroz
2 cucharadas de maicena
1 cucharada de cacao puro en polvo
1 cucharada de azúcar de coco

Ponemos la bebida de arroz en un cazo a fuego lento.
Cuando esté caliente, sin que llegue a hervir, añadimos la maicena y removemos.
Subimos a fuego medio y vamos removiendo para que no se formen grumos, y pasados unos 5 minutos empezará a espesarse.
Cuando tenga consistencia espesa, añadimos el cacao y el azúcar, removemos bien y apagamos el fuego.
Vertemos en botecitos de cristal o tazas y dejamos enfriar.
Lo dejamos en la nevera un par de horas.

También se puede hacer con algarroba en polvo en lugar de cacao, el color será el mismo y el sabor muy parecido! Y la bebida vegetal puede ser de cualquier tipo: avena, almendras, alpiste…Y si queréis darle un toque de vainilla, podéis usar bebida vegetal con sabor vainilla y azúcar avainillado 🙂
FUENTE: http://www.quinoawakame.com/2016/03/natilla-casera-de-cacao.html

ABRAZOS

Estándar

Abrázame hijo mío.

Que pasa mami?

No pasa nada cielo. Necesito sentir los latidos de tu corazón. Voy a contarte algo que ahora no entenderás, pero que cuando seas mayor y lo leas, quizás entonces me comprendas bien.

Dime mami…

Quiero que sepas que pase lo que pase, yo siempre estaré aqui. Que siempre podrás volver a mis brazos.
cuando tengas miedo, cuando te asuste el mundo, cuando necesites que te diga lo muchísimo que te quiero, aqui estaré.

Cuando la vida se complique, cuando te equivoques, cuando escojas un camino erróneo, aún en esos momentos, aqui estaré.

Cuando alguna de tus primaveras no veas salir el sol, cuando anheles mi calor, aqui estaré, cuando te sientas diferente, extraño.

Cuando alguien te rechace por ser excepcional. Cuando quieras encontrar un refugio, aqui estaré.

Cuando tus pies se cansen de caminar, y necesites que te sujete en mi regazo. Cuando quieras que te acompañe en tu viaje, aqui estaré.
Cuando tu memoria te lleve a tu infancia, y quieras recordar lo especial que fuiste para mí, aqui estaré.

Cuando yo me haya ido, cierra los ojos y piensa en mí, esté donde esté… Aqui estaré.

Siempre.

Autor Desconocido.

CUESTIÓN DE ELECCIÓN

Estándar

Hola bellas almas!!!

Muchas veces, más de las que quisiera me veo en la situación de elegir entre mis responsabilidades como mujer trabajadora y las propias de mujer madre. Es complicado porque aunque evidentemente tiran más tus hijos, hay que tener en cuenta que hay ciertos gastos que debo pagar cada mes y si me quedase con mis hijos todo lo que quisiera, dudo que mi jefe estuviera dispuesto a pagarme un sueldo 😉

La semana pasada tuve uno de esos momentos encrucijada. A la 1.30 de la madrugada estaba en urgencias con el pequeño duende. Durante el día habíamos hecho mil cosas en familia y ni un solo síntoma y de repente se despierta de madrugada con mucha tos y sin poder respirar bien. Diagnóstico: laringitis. Nada grave, un jarabe y para casa.

De camino a casa (35km desde el hospital) tuve tiempo para darle vueltas a lo que había pasado y cómo iba a hacer al día siguiente. En un momento de lucidez, hice click y lo tuve claro. Lo primero es mi hijo, le guste a quién le guste y le pese a quien le pese.  Mensaje al jefe en el mismo momento (más que nada para no dar opción a arrepentirme) y un día entero en nuestro hogar los dos solos.

A pesar de las circunstancias, ambos disfrutamos mucho de esas oportunidad que la vida nos brindó y supimos aprovechar. Hubo tiempo para dormir, comer, mimitos en el sofá, juegos… Siento que no disfruto lo suficiente a mis hijos, estamos muchas horas separados y aunque sea poco, quiero que el tiempo que estoy con ellos sea de calidad. Estar por y para ellos, sin distracciones.

Muy muy agradecida porque de todo lo malo, algo bueno podemos sacar, SIEMPRE.

 

Mil besos de luz

La Magia de los mandalas

Estándar

El círculo mágico

Mandala es una palabra que en el idioma sagrado sánscrito significa “centro, círculo, anillo mágico”.

Es una imagen simbólica basada en las figuras geométricas del círculo (y también puede aparecer el cuadrado), que representan las relaciones existentes entre los distintos planos de la realidad.

En muchas filosofías orientales se considera un valioso instrumento de meditación que permite la elevación espiritual de quien lo practica.

¿Cómo funciona un mandala?

Su uso está documentado desde tiempos antiguos; de Egipto, hasta China, pasando por India o los druidas en España, incluso en tiempos más modernos Carl Gustav Jung en sus investigaciones de psicología analítica descubrió que los mandalas son un poderosoinstrumento terapéutico, de conocimiento del ser y de crecimiento personal.

Y esto es así porque dibujar, pintar e interpretar un mandala significa entrar en contacto con la propia intimidad, con nuestro yo más profundo, nuestra sabiduría interior, el propio centro.

No es de extrañar que habitualmente se utilicen como técnica de relajación, aunque son mucho más que eso.

Las formas y los colores que aparecen en un mandala expresan los pensamientos, emociones y las intuiciones más profundas de su autor/a.

¿Quieres aprender a hacer un viaje de autoconsciencia hacia el interior de tu yo más profundo?

¡Crea un mandala!

El proceso que debes seguir es bastante parecido al que te expliqué en cómo prepararse para una sesión de arteterapia, pero con algunas sutiles diferencias que  a continuación te explicaré.

El proceso de 5 pasos para crear un mandala

Crear un mandala y analizarlo es un proceso relativamente sencillo. Las reglas que te sugiero se basan tanto en la antigua tradición india y tibetana como en los más modernos estudios de Jung sobre el mandala como instrumento terapéutico.

(PASO 1) Prepara los materiales

No hay reglas establecidas. Se puede crear un mandala de infinitas maneras:

  • Sobre papel, cartulina, en tela, en el suelo, en piedras,…
  • Y dibujarlos y pintarlos con  lápices, ceras, rotuladores (ya sabes que yo soy muy fan de los rotuladores LYRA), óleos, acuarelas, tizas, arena de colores, piezas de madera, elementos de la naturaleza…

 

No hay límite para la creatividad.

Más abajo te sugiero algunas modalidades que yo practico habitualmente para crear mandalas y que te pueden inspirar.

(PASO 2) Prepara el ambiente

Para utilizar este instrumento de autoconocimiento es imprescindible delimitar un espacio para uno mismo, un lugar donde podamos estar con tranquilidad, sin correr el riesgo que nos molesten.

Necesitamos una mesa bien iluminada, silencio y soledad durante al menos una hora. Por eso las noches, cuando los peques duermen, suele ser un buen momento.

(PASO 3) Ejercicios previos de concentración

Es el momento de liberar la mente. Cierra  los ojos.

Imagina la oscuridad o una luz muy intensa (lo que te resulte más fácil o te apetezca en ese momento). En un primer momento no debe haber imágenes ni colores.

Para facilitar este estado de neutralidad, las filosofías indias y tibetanas sugieren poneruna palma de la mano contra la otra (como en actitud de plegaria), donde:

  • La palma izquierda simboliza la Luna, el pasado, la fuerza interior que desencadenan las experiencias.
  • La palma derecha simboliza el Sol y nuestro desarrollo futuro, la energía del devenir y las potencialidades para realizarlo.

Por lo que unir las palmas pone en contacto presente y futuro.

Cuando te sientas preparado/a, abre los ojos e inspira profundamente.

(PASO 4) Dibuja el mandala

Ha llegado el momento de comenzar.

Puedes arrancar dibujando un gran círculo (se puede utilizar una plantilla de cartón que te ayude a darle forma o bien hacerlo a mano alzada), que será la base de nuestro mandala.

Ahora contempla esa base. La vas a llenar con los colores y las formas que surgen de la parte más íntima de tu interior.

Suele decirse que un mandala se comienza desde el centro, pero, también podemos dibujar fuera del círculo, no hay reglas fijas, hay que dar espacio a la creatividad.

¿Qué pasa si no fluye nada?

Si a pesar de la concentración anterior, no fluye la creatividad y te resulta difícil llenar el círculo. Enciende una vela y contempla la llama (yo siempre enciendo la vela delportavelas de sal del Himalaya que tengo en mi mesa de trabajo).

También puede servirte de ayuda una música relajante de fondo.

Después lentamente alterna la visión de la llama y la base de tu mandala.

Debes frenar cualquier juicio o pensamiento crítico. Deja que fluyan las imágenes.

No existen mandalas bien hechos o mal hechos. No racionalices. Intenta que sean las formas y los colores los que se adueñen de ti y no al revés.

Cuando sientas que el dibujo ya está completo, es el momento de acabar.

(PASO 5) Codifica tu mandala

Cuando lo hayas acabado es importante que decidas la orientación, cuál es la parte de arriba y cuál es la de abajo del mandala. Entonces haremos lo siguiente:

  • Pon la fecha y un título que lo defina, algo que surja de tu interior. Por ejemplo: el mandala de las flores que florecen o el mandala de la paz verdadera, o lo que te inspire.
  • Ahora, detrás del manda haz un listado de los colores que has utilizado y asocia a cada color las sensaciones y emociones que te suscitan cada uno (palabras, imágenes, recuerdos).
  • Si quieres ir más profundo también puedes indicar qué formas aparecen y los números que aparecen contando las formas repetidas.

Te lo voy a dejar más claro con este  ejemplo, este mandala que dibujé en piedra hace un tiempo y cómo lo he codificado según lo que me ha inspirado.

Codificar un mandala para interpretarlo

Las palabras que asociamos a los colores son el primer mensaje que contiene nuestro mandala, que ya nos puede dar una idea de lo que nuestro centro nos está comunicando.

Ahora vamos a ver cómo interpretarlo dando un paso más allá.

Interpretar los colores, formas y números de tu mandala

LOS COLORES

Los colores de los mandalas expresan los pensamientos, las emociones y las intuiciones más íntimas de su autor. Su elección nunca es casual, sino personal.

Por eso es muy difícil establecer unas reglas para interpretar los colores. Algunos colores tienen un significado obvio, fácil de intuir, pero el simbolismo en otros puede ser algo totalmente subjetivo.

E incluso el mismo color puede significar cosas distintas según el estado de ánimo de la persona.

A pesar de ello, siglos de experiencias con los mandalas realizados por estudiosos orientales y occidentales y los estudios en psicología del color han permitido poner unas bases en las reglas interpretativas de los colores, que tienen en cuenta la presencia del color y el espacio físico que ocupa.

No es mi intención aquí profundizar en esas bases (sería un post larguísimo y demasiado técnico) pero sí que quiero mencionar un principio general que es válido para todos los colores:

Cada tono puede vivirse con al menos dos estados de ánimo, distintos y contrapuestos:afecto/placer y aversión/pena.

  • Por lo tanto sin el momento de nombrar los atributos que nos despiertan los colores son desagradables, el significado se tiene que entender como temor o aversión a vivir una determinada sensación.
  • Por el contrario si nos sentimos atraídos por ese color, mostrando una predilección emocional hacia el mismo, claramente se convierte en una descripción del estilo de vida que llevamos o queremos alcanzar.

También podemos asociar los colores a los chacras que activan como te expliqué en elpost de arteterapia.

LAS FORMAS

A continuación y basándome en el libro El extraordinario poder de los mandalas de G. Infusino te muestro un pequeño listado con las 10 principales formas que aparecen en el interior de los mandalas pero relacionadas con los significados atribuidos enOccidente.

Pues el cuadrado por ejemplo, en Occidente representa las leyes de la geometría y la racionalidad y en cambio en Oriente, simboliza una referencia mágica a la naturaleza y a sus elementos misteriosos.

LOS NÚMEROS

Las cifras también tienen un sentido en la simbología de los mandalas.

Para la interpretación de los números mayores de 10, se suman las cifras entre sí hasta obtener un valor entre 1 y 10, así 11 sería 1+1=2.

Brevemente te citaré el simbolismo que encierra cada número:

5 maneras creativas de crear mandalas

Crear un mandala debe ser siempre un dejarse fluir por las formas y colores.

La manera que te he explicado hasta ahora es la más pura y la más terapéutica, por decirlo de algún modo. Pero hay muchas maneras de utilizar el poder de los mandalas. Te sugiero algunas que me gustan especialmente:

(1) Utiliza libros de Arteterapia de mandalas

La arteterapia es muy similar en concepto y forma al proceso de creación de mandalas.

Cada vez más encuentras en el mercado libros para colorear para adultos con mandalas dibujados que solo tienes que llenar de color. En ese caso sería interesante interpretar los colores que utilices.

(2) Teje mandalas de hilo

Si eres ganchillera/o como yo no dudes en tejer algún mandala bonito dejándote llevar por los colores. Mi última creación ha sido este mandala-atrapasueños para mi aula de secundaria.

Lo he tejido en tonalidades frías porque son las más indicadas para los espacios donde trabajan los adolescentes.

(Si quieres ver más mandalas bonitos de hilo mira el yarnbombing que organicé el año pasado en mi instituto)

(3) Crea mandalas magnéticos como los de Grimm’s

Me declaro totalmente enamorada de estos mandalas magnéticos de Grimm’s. Son piezas de madera de colores que tienen un imán detrás y permiten crear infinitas posibilidades y obras de arte.

(4) Dibuja mandalas en piedras

Personalmente me fascina dibujar mandalas en piedras que voy recogiendo en nuestros viajes.

Me gustan porque se les puede dar muchas aplicaciones: sujetapapeles, sujetapuertas, elemento decorativo,… y mi última propuesta, ¡hacer imanes para la nevera!

Simplemente hay que pegar un imán en la parte de detrás de la piedra (yo lo hago con pistola de cola caliente) y ¡voilà! ¡Un regalo fantástico!

(5) Dibuja mandalas con elementos de la naturaleza

Esto lo hacemos bastante a menudo en nuestros viajes y excursiones, es ideal para hacerlo con niños.

Como este mandala que hicimos con piedras de La Alpujarra.

Fuente: Blog De mi casa al mundo