LAS BRUJAS

Estándar

Luna

 

Las brujas aman a la vida en cantidades abruptas que, a veces, resultan incómodas. Ríen estrepitosamente porque así se les quita el frío y estornudan sin pudor en un intento logrado de proporcionar más espacio a sus entrañas.

Las brujas conocen sus límites y por ello saben que nada es infranqueable, excepto el más oscuro vacío. Caminan descalzas porque valoran las caricias de la tierra y se abrigan el torso para no olvidar la importancia de mantener el corazón y la sangre calientes. Según la tradición visten de negro, color siniestro por antonomasia. Ya nadie se acuerda de que si juntas los colores negro es el resultado de su mezcla, que absorbe todos los tonos aunque no los refleje. Y es que no hay nada más cierto; las brujas son de mil colores, pero pocas personas las miran de verdad. Sobrevuelan los cielos porque se atrevieron a saltar al vacío y descubrieron que, sin miedos, el cuerpo pesa tan poco que hasta una pequeña ráfaga de viento te mantiene arriba.

Las brujas sanan con sus recetas a aquellos que perdieron la sonrisa y elaboran, con paciencia, divertidos trabalenguas para ejercitar la memoria. Ellas saben mejor que nadie que el futuro se engendra asimilando el pasado. Son fuertes, aunque su cuerpo esté escuálido, pero no son rencorosas aunque las maltraten a diario. Saben que hoy, mañana será ayer, y escriben con esmero canciones que nadie escucha a la espera de que un día la música inunde los caminos. Nunca han matado aunque las llamen asesinas, y tampoco hacen magia; adecuan la realidad a sus expectativas porque entienden que entre el cero y el diez hay mucho más que once símbolos mudos.

Las brujas miran a la luna de frente y bajo su luz bailan danzas interminables que funden en las raíces de los bosques dos conceptos injustamente peleados; la libertad y el apego.

Las brujas tienen mala fama porque la luna ilumina con timidez sus miradas cristalinas, porque sus cuerpos, sin miedo, vuelan muy alto y los lobos saben que nunca podrán cazar a quien se hermana con el aire. Las brujas tienen mala fama porque los lobos amedrentan al rebaño y siembran el odio hacia ellas. Además, las mentiras a la luz del sol tienen más adeptos que las verdades que esconde la noche. Puro marketing de intenciones.

– No seas bruja – le advertía un padre a su pequeña – Siéntate bien, como una señorita.

No sabía, incrédulo, que gracias a las brujas las noches son tranquilas y la vida; más vida.

Fuente: https://caoticamai.wordpress.com

Anuncios

Me encantará leer tu opinión o tu experiencia. Gracias!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s