Archivos Mensuales: abril 2015

Rumbo a tu corazón

Estándar

Llegó del pasado con tantas vestiduras, máscaras y corazas
que creyó que todo ese pesado equipaje… era ella.
Hasta que miró al cielo…
y sintió el abrazo del Sol
y un rayo se coló por una grieta de su armadura
y llegó a su piel.
Y se desnudó ante el Sol, ante sí misma,
y cada poro de su piel se hizo flor que se abría…
y se sintió hermosa vestida de comienzo.

Caminó rumbo a su corazón,
sin importarle quién era ni de dónde venía.
En el crujir de sus pies descalzos
escuchó el vuelo de sus primeros pasos,
el eco atávico de su canto,
la nana ancestral mecida en sus adentros
acunando cada impulso, cada zancada…
Fue cuando sintió la raíz madre
que la unía a la primera mujer de su linaje,
caminando libre y salvaje,
derrumbando cadenas,
bailándole a la vida sin miedo,
como cuando aún no había tiempos
enjaulados en una esfera de reloj,
ni espacios más allá de los calendarios.

Entonces descubrió
que el latido era el viaje
y el camino el borde de sus pies.

(Ada Luz Márquez)
–Hermana Águila–

PIEDRAS DECORADAS CON MANDALAS

Estándar

 

Antes de comenzar, ¿qué es un mandala?

Mandala es una palabra que en sánscrito significa círculo sagrado.

El mandala viene a ser una representación del universo, y su uso está documentado desde tiempos antiguos; de Egipto, hasta China, pasando por India e incluso los druidas en España.

Las diferentes culturas coinciden, sin embargo, en que el mandala conduce hacia el camino de la unidad del ser, por lo que se utiliza como método de relajación y meditación.

¿Por qué pintar un mandala?

Estos son sólo algunos de los beneficios que nos puede aportar crear un mandala:

  • Potencia la creatividad
  • Expande la conciencia
  • Nos reconecta con nuestro ser esencial
  • Nos ayuda a mejorar la comunicación con el mundo
  • Nos permite desarrollar la auto-observación y la auto-aceptación
  • Nos centra
  • Nos armoniza
  • Nos hace sentir paz y bienestar

Y por otra parte, quedan tan bonitos para decorar cualquier rincón de nuestra casa 😉

Ahora sí, empezamos…

¿Qué necesitamos?

  • Piedras. Yo prefiero las de cantos rodados y lo más planitas posibles. En Mallorca hay muchas calas donde puedo encontrarlas.
  • Pintura acrílica para superficies porosas. Yo utilizo la marca Folkart, que es de bastante buena calidad y buen precio. Cada botecito, unos 2€.
  • Rotuladores permanentes para trazar los dibujos. Los que he estado utilizando hasta ahora son de la marca Edding, y también tengo de Staedtler.
  • Rotuladores acrílicos opacos. Mi último descubrimiento. Como los rotuladores permanentes de colores no son nada cubrientes, no me servían, así que tras preguntar y preguntar encontré estos de la marca POSCA que al ser opacos, cubren muy bien. Además tienen en punta fina (0.7mm), y van genial para rellenar los dibujos. El precio, algo más de 2€ cada uno.
  • Barniz vitrificador ultrabrillante. Sirve para mantener mejor los colores a largo plazo y además le da un efecto brillante muy bonito. Este producto es muy bueno, pero un poco caro, el botecito grande de 180ml, casi 10€. También se utiliza para hacer trabajos de decoupage.
  • Un pincel plano.
  • Toda tu imaginación, creatividad, y dejarte llevar por el momento y el mandala. Lo que surja.¿Cuáles son los pasos a seguir?

    Antes de nada pintamos las piedras de un color base que nos guste. Primero por un lado y al cabo de una hora más o menos ya podemos darle la vuelta para pintar el otro. Una vez secas (mejor dejarlas reposar un día al menos), empezamos a dibujarlascon un rotulador permanente negro o blanco (según el color que hayamos escogido para la piedra).

    Recuerda que el mandala empieza siempre con un punto en el centro y vamos dibujando alrededor de él.

VIDEO:   https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=d4Z86W9GBw4

 

FUENTE: demicasaalmundo.com

CAMPAÑA MUNDIAL MUJER LUNA

Estándar
Para todas aquellas mujeres que deseen hacer más presente el ciclo lunar en sus vidas, colocarnos una pulsera o una cinta en la muñeca, relacionada con cada una de las fase de la luna:
LUNA NUEVA: cinta NEGRA
LUNA CRECIENTE. cinta AMARILLA
LUNA LLENA: cinta BLANCA
LUNA MENGUANTE: cinta VIOLETA
DIAS MENSTRUALES: cinta ROJA
En nosotras las mujeres reside un poder mayor de l que jamás podríamos imaginar llegar a tener, un poder creativo, sagrado, especial. En nuestras manos está reconocerlo y dejarlo ver al mundo entero. Atrás quedan las épocas de patriarcado, infravaloración y menosprecio de las mujeres. Y espero que esto no se confunda con feminismo.
Muchas mujeres siguen sufriendo su “luna”, su menstruación como algo negativo, dolores, malestar, incomodidad, suciedad, algo en muchos casos, que aún sigue siendo innombrable. Es cierto que pueden ser ciclos irregulares, hay mujeres que no tienen útero (físicamente hablando) o les falta una parte. Pero eso no es más que un reflejo de la variedad y la capacidad de cambio y transformación de la Naturaleza, del Universo
Los árboles mudan sus hojas sin sufirir, y en otras partes de sus ciclos, dan hojas, flores y frutos.  ¿ Por qué avergonzarse de ello?  ¿Por qué las mujeres sentimos pudor y vergüenza de nuestro propio ciclo menstrual?
Hoy, aquí y ahora es el momento del cambio
Independientemente del hecho de haber recibido la menarca, de estar en período de menstruación o no, de estar viviendo el climaterio, se invita a que TODAS LA MUJERES nos concienticemos del enorme poder que nos brinda el ciclo menstrual y lo usemos creativamente, para nuestra propia elevación espiritual, y para la de quienes nos rodean.
Para simbolizar nuestro compromiso con esta toma de conciencia, usaremos la cinta correspondiente a la fase lunar en la que nos encontremos y cuando nos encontremos en nuestros días de luna roja, añadimos la cinta roja.
Esta campaña se inició el 26 de abril en el parque Centenario de Buenos Aires, Argentina y en otras tantas ciudades del planeta. Pero cada una puede empezarla en cualquier momento. Además puedes compartirlo con tod@s aquell@s hombres y mujeres que quieran tomar conciencia de una parte mágica y real de nuestra vida, la vida cíclica.
Mil besos de Luz
Anaís (Nefer)