Archivos Mensuales: febrero 2015

10 CLAVES PARA AUMENTAR LA AUTOESTIMA DE NUESTROS HIJOS

Estándar

10 claves para conseguir que nuestros pequeños tengan la autoestima alta.

  1. Decírle en qué es bueno. Las personas siempre somos buenos en algo, en hacer un avión de papel, en matemáticas, en deportes, en escuchar a los demás… Sólo hace falta descubrir esa habilidad súper secreta y potenciarla. Explicarle que cada uno es bueno en algom en lo que sea.
  2. Rodéales de gente positivia. Por ejemplo, los abuelos. Es agotados estar con una persona que no se valora, que todo lo ve negro, que no es capaz de valorarse. Agota y eso no es bueno para la autoestima. Los abuelos, normalmente, ven todo lo positivo de sus nietos así que, a pasar tiempo con ellos.
  3. Ház que se conozcan a ellos mismos. Es fundamental saber cuáles son sus puntos fuertes y sus limitaciones, sabrán por donde pueden tirar y lo que son capaces de hacer.
  4. Ayudarles a gestionar el fracaso. Esta sociedad nuestra no está preparada para gestionar el fracaso, pero es necesario. ¿cuántas veces fracasamos en la vida? muchas. Mejor enseñarles a levantarse y hacerse más fuertes con cada piedra que se encuentren en el camino.
  5. Tener hábitos saludables. Comer bien, hacer deporte, hace que nos sintamos bien con nosotros mismos y nos valoremos de forma más positiva.
  6. Díles cuánto les quieres y rodéales de mensajes positivos. Cuánto más queridos, más se querrán ellos, cuánto mejor les veas tú, mejor se verán ellos. ¿os acordáis del nena, tú vales mucho de mi madre? pues nada má que añadir.
  7. Autonomía. Que haga las cosas solo, no les saques las castañas del fuego. Pequeñas cosas como en una cafetería hacer que pidan ellos solos un vaso de agua ayuda y mucho.
  8. No hacer comparaciones, ni con hermanos ni con primos. Los padres pecamos mucho de esto, y no puede hacer algo peor. Mis hijos son completamente diferentes en todo, ¿por qué compararles? ningún sentido, por algo “las comparaciones son odiosas”
  9. Límites claros. Educación ante todo, decirles lo buenos que son y reforzar la parte positiva de su personalidad no significa que “ancha es Castilla” y que pueden hacer lo que les de la gana. Educación mucha y límites claros, que sepan hasta dónde pueden llegar.
  10. Reforzar sus logros. ¿no estáis cansados de oiros? no pegues a tu hermano, come con la boca cerrada, haz los deberes… y ¿cuántas veces te has escuchado diciendo? Qué bien has hecho la cama ¡genial! Refuerza y mucho.

Bueno ya tenemos deberes ¿no? vamos a por esa autoestima y a por niños felices y positivos.

 

Fuente: http://stylelovely.com/baballa/

Poder femenino

Estándar

Recupero mi poder femenino ahora.
Estoy descubriendo lo maravillosa que soy.
Veo en mi interior un ser magnífico.
Soy sabia y hermosa.
Amo lo que veo en mí .
Elijo amarme y disfrutar de mí misma.
Soy independiente.
Gobierno mi vida.
Expando mis capacidades.
Soy libre para ser todo lo que puedo ser.
tengo una vida fabulosa.
Mi vida está llena de amor.
El amor de mi vida comienza por mí misma.
Tengo dominio sobre mi vida.
Soy una mujer poderosa.

-Louise L. Hay-

Preparando el parto desde la mente, el cuerpo y el corazón

Estándar

yoga

Prepararse para la llegada de un hijo es algo que suena lógico hacer y que en general todas hacemos de una u otra forma. Cada día escuchamos con más frecuencia que las parejas están más conectadas e involucradas en este proceso, lo cual van logrando a través del empoderamiento y las ansias por ocupar un lugar protagónico, donde el parto sea una vivencia propia de madre y padre.

Cuando hablamos de la preparación para el parto, es importante considerar tres elementos (Cuerpo, Mente y Emociones) y ver de una manera holística la llegada al mundo de un hijo. Creer que las visitas prenatales y un poco de ejercicio físico es suficiente, puede ser complejo. Es necesario mucho más…

¿Cómo prepararnos?

El trabajo de parto, sobre todo un trabajo de parto fisiológico, sin la presencia de fármacos o intervenciones innecesarias (tales como episotomía de rutina, oxitocina sintética sin una indicación real o anestesia epidural aún cuándo la mama está soportando bien el trabajo de parto, etc), se asemeja al esfuerzo de un maratón. Imaginemos ahora que una persona común y corriente sin una rutina de entrenamiento para dicho esfuerzo se despierte una mañana y diga: “Me desperté con ganas de correr la Maratón de Santiago (42.195 km), así que me inscribiré y veré que pasa”. Las probabilidades de que esa persona no llegue ni siquiera a los 10 km es grandísima, o sí llega un poco más lejos, seguramente será con un gran costo; con lesiones en su cuerpo y un desgaste emocional impresionante, lo que en consecuencia traerá mayor frustración, dolor y una fatiga a nivel físico, mental y emocional. la idea de prepararnos es prevenir todas esas molestias asociadas al parto y que pueden ser manejadas con más tranquilidad.

Cuándo hablamos de un parto fisiológico, tenemos que estar conscientes que estamos hablando de un despliegue tremendo de esfuerzo físico. Y como cualquier tipo de esfuerzo corporal de gran intensidad, como una maratón o escalar una montaña, para realizarlo se requiere de entrenamiento físico y mental.

pilates

 

La preparación corporal:

En un embarazo saludable el ejercicio físico trae beneficios tanto para la madre como para el bebé. Para la mamá, ayuda física y psicológicamente, incluyendo un mejor manejo del aumento de peso, una mejor función cardiovascular y mayor elasticidad en las articulaciones, lo que hace disminuir considerablemente el riesgo de desarrollar diabetes gestacional o preeclampsia. Al mismo tiempo el beneficio se extiende a un aumento de las hormonas Dopamina, Serotonina y Endorfinas lo que propicia una sensación de bien estar y felicidad, disminuyendo la probabilidad de desarrollar insomnio y depresión pré-parto.  En tanto los bebés, se benefician con una reducción del porcentaje de grasa corporal al nacimiento, lo que se mantendrá en las etapas subsecuentes.

En la preparación corporal es importante incluir la preparación del piso pélvico que ayudará en la prevención de la incontinencia urinaria y fecal. El piso pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que sostienen la uretra, la vejiga, el útero y el recto. El peso extra del embarazo y el trabajo de parto ejercen una presión importante en esta zona, la falta de tono muscular puede ocasionar distintos tipos de problemas,por eso la prevención es siempre el mejor remedio. Para tonificar dichos músculos hay un grupo de ejercicios bastante simples, denominados Kegel, que se puede hacer en casa o contratar kinesiólogos especialistas para aprenderlos y practicarlos.

piso pelvico 2

El masaje perineal es otra herramienta importante en la preparación física. Este masaje es una técnica que tiene como objetivo preparar los tejidos del perineo (Es la región del cuerpo que forma el suelo de la pelvis ligamentosa, donde se encuentran los órganos genitales externos y el ano) para que estos sean capaces de relajarse y extenderse en el día del parto. Dicha práctica puede reducir significativamente el riesgo de episiotomías o desgarros perianales. La recomendación es realizar el masaje diariamente desde la semana 32 de gestación hasta el nacimiento del bebé.  Como complemento les recomiendo la lectura del articulo en Mamadre que habla específicamente sobre el masaje perineal.

Es importante recordar que llevar un embarazo saludable no se asocia a tratar una enfermedad, ya que éste es uno de los períodos en que el cuerpo de la mujer está de alguna forma súper diseñado para que mamá tenga una mejor salud. Hay que acordarse de que el cuerpo necesita estar en movimiento, que la musculatura debe ser reforzada, y que se debe intentar mantener la resistencia física maximizada.

 

La preparación mental:

La mente juega un papel fundamental acá, y es por eso que se debe mantener un equilibrio en el trabajo y sincronía de cuerpo y mente. Si cuidamos el cuerpo para que esté súper tonificado y logramos contar con mucha resistencia física, pero a la vez se siente un temor incontrolable y un desconocimiento del proceso, estos últimos factores no permitirán que la naturaleza tome su curso y la fisiología, de un cuerpo en óptimas condiciones, realice su labor.

Es necesario distinguir dos aspectos muy diferentes: sentir dolor y sufrir. Experimentar intensidad corporal es lo que denominamos dolor. Por ejemplo, cuándo nos quemamos un dedo, nos cortamos con un cuchillo o nos quebramos un miembro estamos experimentando dicha intensidad. Tan luego ocurre el evento, nuestro cerebro recibe la información y todo nuestro cuerpo responde a ese estímulo. Ahora el sufrimiento tiene otra connotación. Los humanos empezamos a sufrir, cuándo además de experimentar la intensidad que un dolor puede provocar, empezamos a enviar mensajes tales como miedo, desesperación o falta de control. Es lo que pasa cuándo decimos: “Dios mío me voy a morir, no soporto más, esto no va bien, algo muy raro pasa acá, es mucho para mí, no puedo, etc.” Ese estado mental intensifica las sensaciones y entonces empezamos verdaderamente a sufrir.

Pasos para manejar y aliviar el dolor 

El primer paso para entrenar la mente para un trabajo de parto, es indudablemente, a través del conocimiento de cada una de las etapas del embarazo y trabajo de parto. No contar con información de calidad, puede generar miedos innecesarios que impactarán fuertemente en el nacimiento.

El segundo paso, es entrenar la mente para adquirir un control en situaciones intensas. Eso se puede obtener, a través de ejercicios de respiración, meditación, hipnosis, mantras, Yoga, Pilates, entre otros. Cada mujer debe buscar la opción que más le acomode, lo importante es considerar, que tanto importa preparar el cuerpo como preparar la mente.

Es importante reforzar que el trabajo mental es para la pareja. Obviamente es mamá quien estará sintiendo más fuertemente las sensaciones en su cuerpo, pero la pareja tiene un papel fundamental en acompañar, apoyando y conteniendo a la mujer, para que así sea más fácil dominar la situación y alcanzar el autocontrol para no caer en pensamientos q lleven al sufrimiento.

 

La preparación emocional:

Las emociones nos acompañan todo el tiempo, en cada evento de nuestras vidas. En el embarazo y parto todo es maximizado, el grado de sensibilidad es enorme.

Es súper importante conectarse con nuestra historia personal y entender cuáles son las emociones que afloran con respecto a la maternidad y a esa gran transición que es el nacimiento de un hijo. Por ejemplo, situaciones claves ocurridas en nuestra niñez o con respecto a nuestra relación con nuestros padres, pueden resurgir e interferir muchísimo durante este período.

Es importante también revisar nuestra propia experiencia de nacimiento y nuestra percepción construida con base a la información que recibimos de nuestros seres más próximos, es decir, ¿cómo mi familia concibe el nacimiento, hubieron muchas historias de miedo, situaciones traumáticas o se concibe el nacimiento como un evento natural y hermoso? Todos esos aspectos generan emociones positivas o negativas ante el proceso. Identificar y trabajar concientemente nuestra carga emocional es súper necesario.

Por otro lado, la preparación emocional también debiese ser una tarea para mamá y papá, ya que las emociones y percepciones del papá, influirán de manera directa en las percepciones y sensaciones de la mujer y del bebé.

Te invitamos a contarnos de qué manera te estás preparando o te preparaste para el nacimiento de tu bebe o qué diferencias hizo la preparación entre un parto y otro.

 

Cariños.

 

Por Grasiele Pasinato

Doula

www.nacersonriendo.com

Fuente: http://www.mamadre.cl/

Bendita eres mujer

Estándar

Bendita eres Mujer,
porque tú eres la puerta
del verdadero Templo:
la Tierra misma;
cáliz rojizo que contiene la danza del océano;
espejo mágico que refleja el titilar de las estrellas;
cálido nido para los nuevos seres;
caldero y fuego para curar heridas.
Doncella
Madre
Anciana
Bruja
Eres redonda y cambiante
como los ciclos
de la Luna.
Eres sagrada, mujer.
Eres la memoria antigua,
guardiana de la Paz,
cuidadora ancestral
de la Vida y sus ciclos.

(Extractos del Libro El Oráculo de la Mujer Sagrada, de Mónica Glusman © 2006-2009)